Nuestra historia

La historia del Parque de Aves y Reserva Natural Macaw Mountain en realidad comenzó en Roatán, en las Islas de la Bahía. Fue allí que una señora estadounidense, Mandy Wagner, comenzó a cuidar de loros y guacamayas abandonados durante la década de 1980, reuniendo un grupo de unas 30 aves a mediados de la década de 1990. Muchas de estas aves habían sido abandonadas o donadas por residentes extranjeros cuando se cansaban del “paraíso” y regresaban a su país de origen. Con el tiempo, la Sra. Wagner regresó a los Estados Unidos y el cuidado de sus aves lo heredó Lloyd Davidson, que dirigía un negocio de pesca en Roatán en ese momento. Así es como Lloyd se convirtió sin querer en el “Bird Man of Roatán”.

LLoyd Davidson, “Bird Man of Roatán” y fundador de Macaw Mountain

Su herencia de la colección, unas 35 aves en total, coincidió con una enorme ola de extranjeros mudándose a vivir a Roatán, muchos de los cuales en algún momento de su estancia adquirieron un loro, perico o guacamaya como parte de su vida en la isla. Esto condujo finalmente a un fuerte incremento en el número de loros no deseados y la colección de Lloyd creció rápidamente a casi 80 aves.

Mantener esta cantidad de aves en buenas condiciones se convirtió en una tarea tanto de tiempo completo como cara, así que se inició el primer parque de aves en un terreno alquilado cerca de la playa en Sandy Bay. Alguna vez un sueño de la Sra. Wagner, esto se había convertido en una necesidad imperativa para sostener financieramente la creciente operación. Y como las guacamayas en cautiverio pueden vivir hasta 100 años, tampoco era un problema a corto plazo. Pero se esperaba que la creciente demanda de turismo por parte de los cruceros visitando la isla proveyera suficientes ingresos de los visitantes para apoyar a los residentes plumíferos del parque.

El parque de aves en Roatán estuvo en operación durante 5 años y fue la prueba piloto para algunos conceptos posteriormente aplicados aquí en Macaw Mountain. Se aprendió mucho sobre las dietas de las aves, sus interacciones y comportamiento, el tamaño y la construcción de los aviarios, las plantas que harían bien en la presencia de las aves, e incluso los requisitos de anidación. Los primeros polluelos de guacamaya roja nacieron y se criaron con éxito y se convirtieron en aves fuertes y voladoras en Roatán.

Poco a poco, el parque de la isla comenzó a pagar las facturas pendientes, pero el “Bird Man” estaba listo para un cambio. Una visita a Copán Ruinas en 1998 lo convenció de que esta área era el lugar perfecto para las aves y la tierra era más asequible que en las Islas de la Bahía. En menos de un año se inició el trabajo de construcción bajo la dirección del socio de Lloyd en el negocio de la pesca, el Capitán Pat Merritt. La construcción progresaba consistente pero lentamente, haciendo esfuerzos para minimizar el impacto a la belleza natural del valle alimentado por arroyos en la propiedad. En julio de 2001, un vuelo contratado desde Roatán trajo a las 90 aves directamente a Tablones, una pista aérea de tierra justo cruzando la frontera con Guatemala. Las aves de repente pasaron de un ambiente de playa a montaña, por lo que luego de un periodo de adaptación de 5 meses, se abrió oficialmente el Parque de Aves y Reserva Natural Macaw Mountain al público en diciembre de 2001.

El parque en Copán Ruinas, durante su construcción y hoy en día

Nuestra misión

Desde los primeros años en Roatán, nuestra misión ha evolucionado considerablemente.

Cuidado de aves cautivas no deseadas

En Roatán, la misión inicial fue simplemente cuidar a las aves cautivas no deseadas, en su mayoría provenientes de la comunidad de expatriados de la isla. Se aprendieron muchas lecciones y, a medida que aumentaba el número de aves, se desarrolló el concepto de un parque para sostener su cuidado.

Educar a la gente

Cuando los visitantes llegaron al parque de la isla, era obvio que los loros, las guacamayas y los tucanes dejaron una impresión con sus colores impresionantes y su comportamiento fascinante. Sabíamos que se mantenía una gran cantidad de aves en toda la región, muchas de ellas con dietas pobres y en jaulas pequeñas.

Entonces empezamos a usar nuestras aves para educar a la gente y defender su protección. Estamos convencidos de que este enfoque tuvo un efecto positivo, y aún hoy la mayoría de nuestras donaciones de dinero provienen de personas que han visitado nuestro parque y de amigos con quienes han hablado.

Restaurar poblaciones de aves

La última extensión de misión de Macaw Mountain es una de alcance. Estamos cada vez más involucrados en los esfuerzos para restaurar las poblaciones de guacamayas y loros que vuelan libremente hacia el valle de Copán.

Una visita al parque en 2010 por el Dr. Jamie Gilardi de World Parrot Trust resultó en un esfuerzo grupal bajo el lema “Guaras en Libertad, La Belleza Regresa” para reintroducir una bandada en el Parque Arqueológico de Copán. El primer grupo de nuestros guacamayas fue liberado allí en abril de 2011 y complementó las 14 aves que ya residían allí.

Con nuestra cuarta liberación en junio de 2016 y con los pollitos nacidos en el sitio en los últimos años, ahora tenemos más de 40 guacamayas rojas volando sobre las ruinas y sobre el valle. Macaw Mountain proporciona la infraestructura, el apoyo humano, el monitoreo y gran parte del financiamiento de este proyecto importante.